La Tierra se mueve cuando los peces tienen chucuchá, revela un estudio


Metro
La Tierra se mueve cuando los peces tienen relaciones sexuales… manteniendo los océanos saludables, muestra un estudio. El desove aumenta la circulación de las aguas costeras, creando turbulencias, dicen los científicos.

Esparce nutrientes y oxígeno, lo cual es clave para mantener los ecosistemas.

Los peces se aparean y reproducen de una forma muy diferente a la de los humanos.

La hembra pone sus huevos en el agua. El macho vendrá y fertilizará tantas como pueda.

Ahora, un equipo internacional ha descubierto que la técnica única alimenta la «mezcla de océanos».

El fenómeno es vital para sostener la vida. Los organismos nadadores proporcionan la energía necesaria, así como los vientos y las mareas.

Los mares tienen múltiples capas de aguas, aguas más ligeras y cálidas en la parte superior y más densas y frías en la parte inferior.

Los hallazgos se basan en 15 días dedicados al seguimiento de la Ría de Pontevedra, una bahía en la costa noroeste de la Península Ibérica.

Un escáner submarino midió las variaciones en la velocidad y la temperatura de la corriente oceánica en distancias muy pequeñas.

Cada noche ocurrieron mayores niveles de turbulencia y mezcla similares a los causados por una gran tormenta, a pesar de que el clima se mantuvo en calma durante todo el período.

La información acústica de la ecosonda del barco atribuyó las señales a cardúmenes de peces que se acumularon en la zona durante la noche.

En particular, las muestras recolectadas con pequeñas redes estaban llenas de huevos de anchoveta recién desovados.

Su comportamiento frenético durante el desove provocó el mar embravecido, dijeron los investigadores.

El autor principal, el Dr. Bieito Fernández Castro, de la Universidad de Southampton, explicó: «Creemos que la mezcla biológica fue intensa en nuestras observaciones porque la bahía está altamente estratificada: la temperatura y otras propiedades varían significativamente a diferentes profundidades».

“Estudios anteriores han sugerido que la turbulencia biológica provoca una mezcla mínima porque los movimientos circulares del agua que generan los peces mientras nadan son demasiado pequeños.

“Esto es ciertamente cierto en el océano abierto, donde los cambios de temperatura ocurren en decenas de metros.

«Sin embargo, hemos demostrado que más cerca de la tierra, donde las capas cambian en una distancia mucho más corta, las anchoas pueden mezclarlas».

La mezcla biológica puede no ser muy importante en el océano abierto, pero puede ser significativa en los ecosistemas costeros.

Una comunidad marina próspera coexiste con rápidos cambios verticales en la composición del océano.

La mezcla vertical creada por los bancos de peces podría afectar la redistribución de la temperatura, los nutrientes y otros componentes importantes del agua, como el oxígeno.

Desempeñan un papel fundamental en el funcionamiento del ecosistema del que dependen los propios peces.

Los hallazgos destacan la capacidad de los organismos vivos para influir y remodelar el entorno físico donde viven.

El Dr. Castro agregó: “La observación de cómo nuestras anchoas impulsaron la mezcla fue totalmente fortuita.

«Estábamos listos para estudiar cómo la turbulencia afecta la vida marina y terminamos mostrando, por primera vez, que la vida marina puede influir en la turbulencia del océano, que a su vez influye en la vida marina».

El estudio se encuentra en la revista Nature Geoscience.

Animales

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: