Cuento: Conversación a Media Noche (musalacha)


Un cuento enviado por un remolachero.
Conversación a Media Noche
Por Fabio Luis Romero Holguín
«El reloj empeñado en demostrar que sus sombras solo eran el preludio de que una severa y fría noche ya caía, ya dormía. Con el pasar de sus manecillas, les recordaba que empezaran a callar y soñar todos los hombres y que sus ángeles, hace rato dormíany por el contrario despertaban los dueños de la noche, todos aquellos malditos olvidados por su santo creador.»
Mujer: ¡Llegas tarde!
Amante: ¿Lo crees? Solo el tráfico de estos días es una puta locura, cuanta gente por querer morirse, sueno paranoico lo sé. Las prisas por llegar a no sé dónde, en verdad es que a veces no entiendo a la gente y te lo dice un adicto a las prisas, lo que igual a su trabajo.
Mujer: Viniendo de ti, sí que es muy hipócrita en verdad, pero al fin al cabo todos somos suicidas en potencia desde críos.
Amante: un defecto de fábrica en los humanos más bien. Un juego tanto macabro para un mismo final en todos, si me preguntas y viniendo de eso una pérdida de un valioso tiempo en sus juegos. Vamos dejemos la cháchara que me pierdo, y me sale lo filosofo que llevo dentro.
Mujer: ¿Mucho trabajo en la oficina?
Sus miradas se cruzaron y en ambos una pícara sonrisa casi malsana en sus labios se marcó.
Amante: más de lo habitual sin dudas más uffff, mucho más, te lo dijo estas fechas son un verdadero desastre para esta ciudad. Locura programada, jajajaja.
Amante: ¿puedo prender un cigarro?
Mujer: tenemos tiempo, Para semejante frivolidad tuya? Total adelante no soy yo quien me preocupe por un pescar un buen cáncer de pulmón.
La risa en ambos fue incontenible.
Amante: que cosas mujer se te ocurren. Y sobre la cuestión del reloj tenemos todo el tiempo del mundo, por ti y esta noche obligo al tiempo que se detenga.
Mujer: ¿en serio, por qué tardaste tanto?
Amante: por ahora voy a hacer que no entiendo tu pregunta, en verdad suena mucho a reclamo trasnochado y por favor esta noche no, maldición no.
Ella vio la seriedad en su pálido rostro y comprendió que su interrogatorio ya no era de su agrado, quizás ni siquiera quería el estar ahí pensó. Él es lo único que me queda, que no me traicione, por favor dios que no sea otra decepción mas.
Mujer: perdona no quiero sonar como la típica novia neurótica de turno. Sé que tu trabajo no es fácil y lo muy ocupado que andas, en serio no quiero dañar nuestra noche con tontos reclamos.
Amante: esta noche no maldita sea.
Mujer ¡como diga su majestad y le sonrió!
Amante: el sarcasmo siempre fue lo tuyo, una experta en reprochar sutilmente, arte que perfeccionaste con los años, siempre me encanto eso de ti, no lo voy a negar.
Tomando una calada de su cigarro, como sintiéndose un amante inexperto buscando confianza tras una cortina de nicotina.
Mujer: un defecto de fábrica como diría el señor.
Ella se quedó mirando fijamente a su reciente y esperada visita, tal cual niña asustada, como quien está frente a un ser de mitología al cual no sabe si venerar o temer, queriendo ver su pálido rostro apenas visible en la oscuridad de su pórtico.
Mujer: ¿me puedo sentar? Me siento muy mareada y señalaba media botella de whisky tirada.
Amante: ¿y pensabas comenzar la fiesta sin mi cariño?
Mujer: nunca, si eres mi invitado de honor mi cielo. Sé que tenía que hacer tiempo, eres un hombre muy ocupado solamente fue eso. ¡Eres un hombre que disfruta de su trabajo!
Amante: no lo voy a negar la paga es buena y los viajes constantes, la combinación perfecta para mantenerme siempre en vanguardia.
Mujer: ¡hablas como si estuvieras siglos en tu trabajo!
Amante: Créeme se sienten como tal, apenas era casi un crio cuando mi padre se retiró y debí tomar las riendas del negocio y si te soy honesto se siente una puta eternidad.
Se nota un gran disfrute en su oficio ya que no pudo evitar dejar salir una sonrisa, casi malévola, con toda malicia,aquella que este momento ameritaba.
Siguió explicando:
La mayor parte del tiempo sí que disfruto lo que hago y últimamente mis clientes facilitan mucho mi labor, te confieso que el trabajo me sobra, a veces no doy abasto, para tantos casos de clientes que viene y van. Es mi dulce caos.
Mujer: ¿no te cansa la rutina?
Amante: ¿Rutina? Eso no lo conozco, cada cliente, cada caso es una historia diferente, con similitudes pero a la vez únicos, por eso mi trabajo es la perfección de una formula la culminación en arte. Modestia aparte soy un jodido maestro en mi oficio. A pesar de las altas y bajas amo lo que hago. Además soy el hombre de la casa y como te dije una responsabilidad heredada, luego le tocara a mi crio relevarme ya lo veras.
Mujer: ¡pobrecito de él, lo compadezco!
Ambos se miran fijamente y en igual complicidad vuelven a reír.
Amante: ¿en verdad estas segura de esto, en serio quieres irte conmigo, esta noche?
Mujer: nunca tan segura de algo como ahora, sabes bien de sobra que de esto no hay vuelta atrás.
Amante: No es que te este juzgando no soy quien para hacerlo. no me malinterpretes, no estoy dudando, claro que no. Se lo serio que va esto.
Mujer: No vuelvo a mirar atrás, se que corre en mi la innegable marca de egoísmo, que para muchos hoy me convierto en una más, otra mujerzuela como otras tantas ahí afuera, pero ya no me importa el que dirán, vivo y moriré por mi!!! Total igual es mi condena.
Amante: sabes que es lo que más me molesta de todo esto, tu pequeño, el no tiene la culpa de todo esto, este maldito fuego cruzado entre ustedes, el debía estar al margen de toda esta podredumbre. y no lo voy a negar me duele hacerle daño, quizás mas que a ti créeme.
Ella lo miro con el resplandor del miedo que ahoga, un grito a media garganta surgía, pero no lo demostraría, no lloraría, ya no, ya no quería.
Amante:¿ Crees que es lo mejor, dejar a pequeño Emmanuel?
Mujer: Mi pequeño, mi carita de ángel, lo único por lo que vale la pena, seguir en este jodido infierno, maldición porque haces esto más difícil, el nunca lo entenderá y crecerá odiándome, el nunca comprenderá el porque los abandone, llevare eso siempre en mi conciencia y acepto con gusto mi papel de villana. ¿Acaso alguna vez deje de serlo?
Amante: El donante de esperma de tu marido que pensara. La verdad es que me carcome la curiosidad!
Mujer: ese pedazo de imbécil, maldito mujeriego sabes cuantas veces me fue infiel, las humillaciones que tuve, que soportar por mí que se pudra en infierno. Demasiadas noches en vela, demasiadas lagrimas derramadas no quiero volver a hablar, ni voy a perder más tiempo tratando de explicar esto, tu más que nadie sabes mi jodida historia. Quieres que te la resuma en 2 simples palabras: Dolor y Humillación.
Amante: Mujer sí que eres fría, al final eres igualita a mí, No sé como tardamos tanto en conocernos en verdad, peroqué diablos así me gustaste desde que te conocí y no pienso cambiarte y menos a estas alturas.
Mujer: dos monstruos?
Amante: Sobrevivientes, sobrevivientes a duras penas. Merecedores de andar estos inciertos tiempos. Dos almas en pena buscando consuelo.
Mujer: ni tú mismo te crees tus propias palabras.
Amante: ese es mi negocio nena.
Dejando nuevamente ver su cultivadora sonrisa.
Mujer: ¿Durara mucho el viaje? ya el alcohol me está pasando factura y me voy sintiendo cada vez mas sin fuerzas amor.
Amante: ya casi partimos amor.
Mujer: tengo tanto sueño, me cuesta mantenerme lucida, para seguir hablándote.
Amante: No importa cariño ya nos vamos, al partir te libraras de esta maldita vida, de esta agonía, de tanto sufrimiento, de este terrible tormento.

Esposo: donde andará esta loca de mierda, tuve que ir a ver a Emmanuel apenas despertó y comenzó a llorar y su madre, muy bien gracias ¡! Por algo mamá me dijo esa no es mujer para ti, bien me pasa por no llevarme de la vieja, ¿dónde andará a estas horas?Te digo un día de estos ella. Estoy harto de esta mierda!
Fue cuando ahí vio el vaso medio de whisky en la mesa de la sala y ya se daba la idea de las andadas de su desdichada mujer.
Maldita borracha, se dijo para sí mismo, un reproche más bien dirigido para él, un destino ligado más a esta mujer era un el más insufrible de los castigos, su vida con aquella era una cruel broma del destino,
Como no debí imaginarlo, tremendo espectáculo el que nos gastamos con los vecinos, las vainas que tengo que soportarle a esta jodida loca.
De repente lo vio el pequeño sobre color pastel, y sus llamativas letras lo desafiaron a leerlo
Para mi querido y abnegado esposo mío:
“Tú que eres mi compañero de vida, mi alma gemela, la media mitad aun inconclusa, a ti te digo que ya no tendrás que ocultarte en entre piadosas y baratas mentiras, como las tantas ensañadas y puestas en escenas todos estos años, ya no más mi querido compañero, ya serás libre de ir por el mundo, pregonando tu libre amor con todos tus amores, ya no tendrás vivir entre la humillación y el que dirán tus amigos, ya no tendrás que seguir viviendo conmigo. Ya no tienes que esperarme, porque ya no soy tu lastre. Si alguna vez dentro de ese frio pecho de hojalata, surge por casualidad algún atisbo de duda, por qué lo hice, te diré, que mejor en la muerte definitiva, a seguir muriéndome cada día. Nunca pretendí ser santa, una verdad que siempre aceptaste y creo que por eso me buscaste, pero te amé, y entregue lo mejor de mi lástima que te empeñaras en buscar mi lado inhumano por igual. Lástima que mataste lo poco bueno que quedaba en mí. Si te preguntas algún día, si en verdad llegue a ser un monstro tan genial, recuerda que aprendí del mejor cariño, tenlo siempre presente.
Y te dejo y me voy para siempre, no sigas mis pasos igual no podrás alcanzarme, me marcho, en olvido, ahí te marco tu destino, quizás hoy sea la mayor de las cobardes, no pretendo disculparme, igual sé que comenzaras a vivir aliviado, tu si tu pequeño bastardo.
Siento rabia de no poder tu jodida cara cuando me vaya y te deje igual con dudas, igual te destrozaré tu maldito ego, aunque creas que eres indestructible, deja decirte que no lo eres
Y me marcho ahí quedan tus dudas, ahí quedan tus culpas.
Mujer: Vámonos, ya vámonos debe estar leyendo mi carta.
Mujer: ¿lo llamaste…porque los llamaste? Había tiempo para irnos, me traicionaste me prometiste que vendrías a buscarme, me lo juraste, ¡no por dios me traicionaste!
Y su sangre con su rojo carmesí, desfilaba por sus muñecas, y los paramédicos intentaban socorrerla, ente sus balbuceos delirantes se escuchaba:
Me traicionaste, cobarde esta noche vendrías a buscarme!
La Muerte/amante: Cariño este no es tu día ni mucho menos tu noche, ¿quién te dijo que fue a ti a quien vine a buscar? Y como dijiste antes:
“Y me marcho ahí quedan tus dudas, ahí quedan tus culpas. “
Y la mujer vio marcharse a su amante de la mano de una pequeña figurita con carita de ángel, que sin culpas ni dudas esa noche le toco marcharse.


(Si no sabes lo que es musalacha, clic aquí…)
🔵 ¿Quieres compartir tus creaciones?
¿Qué vamos a aceptar? Poesías, poemas, raps, canciones, chistes, pensamientos, artículos, editoriales, diseños gráficos, ilustraciones y más.

Dos reglas:
– Solo enviar vainas de sus autorías.
– Cero contenido de odio.

Pueden hacer llegar sus escritos al correo: musa@remolacha.net

🔴 Otra cosa…Puedes seguir todas las publicaciones de esta seccion por aqui:https://remolacha.net/tag/musalacha/

Tagged with:
Musalacha

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: