Lágrimas de impotencia, soborno y un título falso


Lágrimas de dolor e impotencia cubrían el rostro de María Altagracia Encarnación Castillo, quien corrió el lunes hasta donde se encontraba el presidente de la República, Luis Abinader, para que sin ser Dios, escuchara sus súplicas y le ayude a que no despojen a su familia de sus terrenos con vocación turística en Las Terrenas, provincia Samaná. (Seguir leyendo…)

*Noticias República Dominicana

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí:

Calientes
Manigueta vía Zoom
Ingrid Jorge le entra a Nuria
¿Plagio en logo de Marca País?
Fideos congelados mortales
Lo más chulo que verás hoy
De vender maní a director de la DGII
Video | La ex de Franklin Mirabal rompe el silencio
"La ceeeeebolla"
El ruso y el logo dominicano
Uso de mascarillas | Doña, así no