Arrestos a indocumentados aumentan 35% en la Gran Manzana

Nueva York.- En enero de 2017, cuando Donald Trump se convirtió en el Presidente, la ciudad de Nueva York, la capital progresista más importante del país, le declaró la guerra a sus políticas de inmigración. De inmediato, el alcalde Bill de Blasio, en conjunto con el Concejo Municipal, subrayaron que la Gran Manzana “es y seguirá siendo una Ciudad Santuario“. (Seguir leyendo…)

Nueva York

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: