Musalacha 01 – Una esquina para creadores como tú

Saludos familia,

Gracias por visitar nuestra nueva sección ‘Musalacha’

Recibimos más correos de lo que esperábamos. Estamos organizándonos para crear un espacio chulo para compartir y promover tus creaciones.  (Si lo tuyo no fue seleccionado para salir hoy, puede que salga en las próximas semanas.)

Esta primera publicación le va a dar una idea de los ingredientes de este sancocho:

– “Varga” tiene vida…

Por Ana Luisa Arias /encrudomagazine.com
Les conté que nací y crecí en un barrio, digamos que no el mejor lugar para una niña, pero a pesar de eso habían muchas familias que eran modelos a seguir, muchos trabajadores que se levantaban antes de que saliera el sol para llevar a sus hijos a la escuela, trabajar y seguir dando un ejemplo de vida digna.

Así era la familia Vargas. Estaba compuesta por padre, madre y cinco niñas, producto de varios intentos por tener un varón. (Sigue leyendo aquí…)


– «Él fue mi primer retrato»

Por Amaurys Valverde/@amaurysvp

El 29 de noviembre del año pasado, andaba en busca del río Los Reyitos en Los Cacaos de San Cristóbal. De forma accidental me topé con este señor, descalzo entre lodo a la ribera del río. Tal vez no lo reconozcas, pero si deslizas las imágenes, la última de la hilera es la fotografía que le hice aquella vez. Un fugaz encuentro que duró apenas segundos.(Sigue leyendo aquí…)


 

-Podcast:Caco Ajeno

Por Javierrz.com
Tengo un Podcast llamado Caco Ajeno (por eso de ‘nadie aprende en cabeza ajena) donde pretendo hablar de problemas y situaciones mías o de terceros con la finalidad de que otros aprendan de esa experiencia y las eviten.


 

–  Con Todos Los sentidos Podcast
Por Americo Muñiz


 

– Video Musical: Viejo y Añejo
Por AldeniMix
«Esta canción es compuesta, producida y arreglada por mí. Es una canción dedicada a mi abuelo que en paz descanse, ya que él fue y sigue siendo el mejor ejemplo que un nieto hubiese podido tener.»

AldeniMix: [Spotify…], [Apple Music…], [Amazon…]


‘Tetro’ por Lenin Santos


– Rutinas de madrugada.

Por Ivanek Jiménez

A veces
El silencio,
Es todas las lágrimas,
Que llevas acumuladas.

A veces
No es simplemente ausencia,
Es un café a solas,
Aquellos días,
Que cuesta levantarse.

Que no es solo,
Una estancia vacía,
Que no es solo recuerdos,
Y fotografías.

A veces
Es el amor
Que te llevas,
Y dejas,
Es la risa,
El desorden hermoso
Que dejas.

Es el sol,
Que te llevas,
Cuando despierta
El día, y no estás.

Son los grises,
Sin consuelo,
Son estaciones,
Sin tus brazos…

A veces es eso,
Lo irrepetible,
Irreemplazable.

Es un te quiero,
Tan difícil de decir,
Tan fácil de sentir,
Cuando ríes, o lloras.

Es una ciudad sin ti,
Una rutina banal,
Es todo
Lo que te llevas,
Y lo que dejas,
A veces es tanto,
Lo que dejas,
Pero irreemplazable,
Lo que te llevas,
Te amo.


 


¿Qué vamos a hacer con el merengue?
Por Francis Antonio Lora Ramírez

Durante unos años, los dominicanos, fuimos objeto de una serie de polémicas, con relación al “origen del merengue”. Algunos se prestaron a considerarlo en Cuba, otros en Puerto Rico; y hasta en Haití, etc., como si ello se tratara de adjudicar o adjudicarse cosas como quien reparte uvas.

Otras voces, no obstante (la de los expertos), basados en fuentes fidedignas (pruebas testimoniales, legajos históricos, hallazgos, etc.), no dudaron en reconocer, con sobradas justificaciones: nuestros derechos, credenciales, y créditos de todo nuestro bagaje musical y cultural.

Por su lado, las voces agoreras, se obstinaron en negar (con cuánto pudieron), hasta nuestra dignidad, con ligeros argumentos que solo respondían a intereses malsanos, ¡muestra de su vano y absurdo pataleo!

Después de tantas escaramuzas y múltiples rodeos ideológicos, las aguas fueron tomando su cauce. Todo lo acontecido comenzó a quedar atrás. Muchos fueron los que desde su litoral buscaron su comodín. ¡Aleluya!

De la reseña histórica del merengue

Como se sabe, las décadas de: los 70, los 80 y los 90, fueron las de mayor esplendor del merengue en nuestro país. Bueno, aún más allá de los 90, surgieron muchas agrupaciones merengueras y sonaron “excelentes piezas…” Pero también unos “merengues de mala leche”, amorales, despilfarradores de los valores y las buenas costumbres.

Lo acaecido con ello fue que se quiso vender como merengue, una serie de “tropelías infundadas”, que habló (y habla aún hoy), muy mal, incluso del buen “merengue de calle”. “Lo interesante del asunto, es que el tiempo se ha encargado de “darle” a cada quien lo suyo.

El merengue, ciertamente ha “evolucionado”; ¡de eso no hay dudas! Pues con el tiempo se le ha ido agregando una serie de instrumentos, que en cierto modo lo han llevado a nuevos formatos, estilos y enriquecimiento… Pero de ahí a que haya “involución” (como dicen las malas lenguas), es otra cosa…, de la que luego nos ocuparemos.

Es muy evidente que la razón siempre ha estado de nuestro lado… Así que no quepa ninguna duda: el ritmo musical llamado “merengue”, es oriundo de República Dominicana: un ritmo autóctono y genuino, “pieza de nuestra cultura popular e idiosincrasia”.

Reconocimientos, renombre y un espacio de honor

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), por su parte, ha inscripto y declarado al merengue: “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” (30 de noviembre de 2016); y más tarde la Organización de Estados Americanos (OEA), lo declaró: “Patrimonio Cultural de las Américas” (23 de mayo de 2018)

Esto quiere decir, que nuestros esfuerzos y perseverancia han valido la pena, al ser el merengue universalizado, lo que además significa, que el nombre de República Dominicana, ha alcanzado con ello, reconocimientos, renombre y un espacio de honor en la cultura universal.

Desde entonces, la historia se reedita a favor de nosotros, los dominicanos. En cualquier parte del mundo, pues, donde se hable de merengue, se estará diciendo con ello: “República Dominicana”.

Eso es más que un logro: ¡es una victoria que debemos celebrar los dominicanos, con orgullo y gran entusiasmo!

¡El camino ya está despejado! Contamos con “reconocimientos, honra y talentos” … Y surge la pregunta: ¿Qué vamos a hacer con el merengue?

Lo que ahora se necesita es: incentivo, respaldo, apoyo real y efectivo, de todos los medios de comunicación y del Estado.

Se requiere, pues, que en los periódicos (y redes sociales), se hable más de ello; que en la tv., y la radio se abran muchos más programas alusivos; que, en los barrios, el Estado establezca escuelas de dicho género musical; que tenga más vigencia (y oficial), en la Web, etc.

¡Vivamos lo nuestro! El merengue es parte de nuestra cultura popular e idiosincrasia: producto de nuestro modus vivendi, materia prima, cotidiana, sin parangón.

Por eso y mucho más, somos, naturalmente: ¡la tierra del merengue!


Juan Espinal y Franchesca su hija Muda que Toca la Güira:


Familia, para la próxima tendremos una sección mejor organizada. Gracias por su apoyo y paciencia.

🔵 ¿Quieres compartir tus creaciones?
¿Qué vamos a aceptar? Poesías, poemas, raps, canciones, chistes, pensamientos, artículos, editoriales, diseños gráficos, ilustraciones y más.

Dos reglas:
– Solo enviar vainas de sus autorías.
– Cero contenido de odio.

Pueden hacer llegar sus escritos al correo: [email protected]

Tagged with:
Escritores, Musalacha

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: