Ni gorda ni embarazada; un quiste de ovario de 26 kilos


Los médicos creyeron en un principio que Keely Favell estaba embarazada. Ella pensaba que solo “estaba gorda”. Pero lo cierto es que esta joven británica de 28 años tenía un quiste de ovario que pesaba 26 kilos, el equivalente al peso de siete bebés recién nacidos. (Seguir leyendo…)

Internacional

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: