“Oyeee, llegaron ello, los jala jala, chupa chupa”

Por Timoteo Estevez
Cándido Almanzar y su carretilla de limoncillos Recorre más de quince kilómetros diarios, con una carretilla repleta de limoncillos, que en menos de cinco horas no le queda ni una quenepa.[Leer mas…]
Limoncillero



 

El anuncio de Cándido el “quenepero” o “limoncillero”: “Oyeee, llegaron ello, los jala jala, chupa chupa. Limoncillo para los Dominicanos, quenepa para los Boricuas y los Sureños, dime a vé me llámate” y al final concluye con un silbato o “pitico”, llama la atención de mucha gente que le gusta esta fruta y salen de sus casas para comprar los dulces limoncillos, cuales el mismo tumba del patio de su hogar y vende a un bajo precio para sacarle ganancia a la mata.

“Los carajitos del barrio quieren “tumbarme” a ellos le gusta demasiado comer esta vaina, siempre cargan cinco pesos y yo vendo el ramillete a diez, no saben que esto es solo una vez al año que se da,” Dice Cándido.

“Su mata de limoncillos le ha dado una bendición” porque cada año le salen dulces y grandes, cuenta. Además la gente del pueblo de Fantino en Cotuí, lo conoce muy bien, porque es el único que anda con una carretilla barrio por barrio. Dice que su ventaja es qué “a todo el mundo le gustan los limoncillos en Fantino”, y él puede ver gente hasta pidiendo diez pesos prestado para comprar un ramillete.

Posted in Uncategorized

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: