Rafael, brillador de ollas

calderocXiomarita Pérez/Xiomarita.com
Puerto Plata. – Rafael Hernández es un brillador de caldero que, aunque es de Santiago de los Caballeros, se instaló en Puerto Plata hace veinte años, y pregona el servicio que ofrece por las calles de esta ciudad, dejándole muchas veces un beneficio de dos mil pesos al día, prefiriendo ganarse la vida honradamente, “sin hacer lo mal hecho”, expresa.
Lo único que Rafael utiliza para dejar los recipientes brillantes es cepillo de alambre, brillo, candela y agua.
El brillador de caldero está desapareciendo. El estilo de vida del dominicano ya no permite que tengamos varios calderos, ollas y sartenes como antes. Los motivos varían porque la gente almuerza cerca de su trabajo y no cocina, o tiene ollas de marcas reconocidas que no hacen ni concón. Otras personas son conservadoras y prefieren cocinar los alimentos en utensilios artesanales y cuando tienen que darles brillo lo hacen con el brillo fino, si son de aluminio; con el brillo grueso si son de otro material o sino esperan, a un brillador que pase “de cada año un día”, voceando “brillando los calderos, las ollas, los sartenes”.

*Noticias República Dominicana

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: