El Deja eso así, ¿dominicano?


Por Orlando Holguin
A nosotros los dominicanos, incluso de manera peyorativa, se nos acusa de inventar cosas a veces non sanctas. Nosotros mismos nos pasamos de la raya al hacer esas acusaciones. En este sentido, parecería que la frase “Deja eso así”, la inventamos nosotros. Con relación a esta expresión, el lenguaje verbal tiene tres elementos importantes: lo que se dice, cómo se dice y el entorno o ambiente en que se dice. Cuando una persona dice: “Deja eso así”, podría estar manifestando que lo que se hizo está bien hecho, pero si lo dice poniendo énfasis en la i (Deja eso asíííííí), recurso verbal que utilizamos mucho en nuestra forma de expresarnos, entonces pudiera estar enviando un mensaje de dejadez y apatía sobre la tarea o acción realizada.


Es cierto, nos fascina el “Deja eso así”, ahora bien, defendiendo al criollo, podemos asegurar, y es el motivo de este escrito, que si algunas figuras trascendentales de la historia hubiesen recurrido a este enunciado popular, quizás la humanidad, algunas sociedades, grupos humanos y países se habrían ahorrado muchos inconvenientes. Veamos algunas situaciones en que un “Deja eso así”, habría cambiado el curso de muchas cosas.


Si cuando la serpiente fue a “enchinchar”, a meterle cizaña a Eva, diciéndole que comiera del fruto prohibido, ella le hubiese dicho: Culebra, “Deja eso así”, hoy fuéramos más felices y no tuviéramos que vivir con el sudor de nuestra frente.


Si cuando Monica Lewinsky se abajó a recoger algo que se había caído en el piso de la oficina Oval, quién sabe si con aquel famoso vestido ceñido a su regordete cuerpo, Clinton le hubiese dicho: Baby, “Deja eso así”, el ex mandatario ni los estadounidenses se habrían visto metidos en el que debe ser el más famoso escándalo faldero de la Casa Blanca.


Si cuando Colón volvió a España, luego de haber descubierto estas hermosas tierras, proponiéndole a la reina otros viajes, ésta le hubiera dicho: “Crito”, “Deja eso así”, a lo mejor aún fuéramos indios, pero de los de verdad, no como ahora, que somos 9 millones de indios a los que sólo les falta el taparrabo.


Si cuando el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, decidió entrarle al uso de esteroides por parte de los peloteros, alguien le hubiera dicho: Bud, “Deja eso así”, hoy tuviéramos peloteros dando 100 jonrones por año y no se habría armao el brete que se desató.


Y finalmente, si alguien de mucha confianza, quizás hasta un familiar cercano, se hubiese aproximado a nuestro presidente Danilo Medina, y refiriéndose a la Reforma Fiscal, le hubiese dicho, Danilo, “Deja eso así”, quizás hoy no tuviéramos las tempestades que trajeron esos vientos.
KeSigan a Orlando Holguin por @Kecolmado

Posted in Uncategorized