Félix del Rosario, de los grandes

Por Orlando Holguín
Con la bullanguera música que prima hoy día, para muchos jóvenes el nombre de Félix del Rosario podría ser desconocido.


A nuestro entender, fueron Félix del Rosario, Johnny, Solano, y de último Wilfrido, quienes iniciaron un merengue mucho más cadencioso, más rápido y pegajoso y fueron ellos los que prepararon el terreno para la década más exitosa que ha tenido nuestro ritmo: la de 1980.
Salvo el Banco de Reservas y casos muy aislados, no hay una entidad que promueva a los verdaderos iconos del canto popular dominicano. Si se le habla a un joven del pasado musical nuestro, riposta con que eso es de otro tiempo. Claro, no están obligados a escuchar música de cuando aún no estaban nacidos, pero sí a conocer nuestra cultura musical. No es justo que para escuchar a Félix del Rosario quizás haya que esperar la navidad y sintonizar a Cima Sabor Navideño. Sus temas siguen identificando el fin de año, dan sabor y traen gratos recuerdos de cuando las navidades eran aún más tradicionales, es decir, no significaban únicamente preparar y degustar una cena y prender un arbolito.
Félix del Rosario no era un simple merenguero, era un artista con conocimientos musicales muy finos, y aunque coqueteó con el jazz, se decidió por el merengue, poniendo a sus temas un sello muy peculiar por la forma en que tocaba el saxofón.
Ojalá que nuestros grandes artistas pasen a ocupar un lugar cimero luego de su partida, que sus nombres no pasen al olvido y que su legado sea conocido por las nuevas generaciones. Mientras los colegios ahora dan una materia que se llama Artística, en la cual los estudiantes colorean, pintan y cortan papales, me pregunto qué aprenden nuestros hijos sobre los grandes artistas que ha dado este país. Pregúntele a un joven cuál es el último tema de Shakira, cuántos meses tiene ella de embarazo, cómo se va a llamar el carajito, qué dieta lleva, etc., y verá que fácilmente contesta todas las preguntas. Luego pase a preguntarle quiénes fueron Eduardo Brito, Juan Lockward y Bienvenido Bustamante, por mencionar algunos, y no se sorprenda si la respuesta es un no sé, o un simple encogimiento de hombros, mientras hace un gesto con la boca, doblando hacia fuera y hacia abajo el labio inferior en señal de no saber ni un pepino sobre estos grandes artistas.

Posted in Uncategorized

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: