Desahogo: "Si, soy boba porque respeto las reglas, ¿Y qué?"

Por Paoh Guerrero
En febrero de este año, me topé con una imagen que me sorprendió y que al instante compartí en Facebook, no era una pintura impresionante o un meme divertidísimo, fue algo más sencillo.

paola Desahogo: "Si, soy boba porque respeto las reglas, ¿Y qué?"

Esta frase escrita en blanco y con un fondo rojo me dejó pensando par de días e hizo cuestionar mi “tigueraje/bobería” a la hora de actuar en esta sociedad; y creo que todos en algún momento de nuestras vidas debemos hacer esa retrospectiva. ¿Por qué la trampa y el irrespeto a las reglas son una costumbre?.

¿Acaso estamos tan acostumbrados al desorden y al truco, que cuando lo vivimos hacemos de cuenta que no existe, que es algo de “una sola vez” o que a nosotros no nos pasa igual que a todo el mundo?”; si lo pensamos bien, es preocupante que quizá no estamos haciendo lo suficiente para que el panorama cambie, en un ambiente donde nos han cegado sin siquiera notarlo.

¿Cuándo fue que ser honesto dejó de ser importante? Ahora nos sorprendemos cuando hacen  videos de cámara escondida, donde una persona encuentra una billetera o una cantidad de dinero y sin miramientos se adueña de ella, como si tuviera todo el derecho de tenerla, “la encontré y ya me pertenece”, ¿Desde cuándo nos volvimos piratas desmedidos y por qué nadie entiende que hacer lo correcto es necesario para vivir en una sociedad más justa y transparente?”

No le voy a echar la culpa a las autoridades (que aunque en un aspecto la tienen y no quiero extender esa parte) entiendo que no se trata solamente de nuestras fuerzas del orden y de la administración, está dentro de nosotros saber si ya nos rendimos al ver lo mismo de siempre, o nos apropiamos de la frase “si no puedes con el enemigo, únetele”, ese no es el destino de nuestra nación; y es muy probable que nos merezcamos muchísimas cosas, pero hay otras que no; ésta no.

Mientras tanto, ¿Qué hacer desde nuestra vista, nuestro asiento y nuestro propio criterio? De inicio hay que encarar la realidad: No somos superhéroes, no vamos a salvar al mundo con un movimiento, ni haremos que la gente cambie su mentalidad de repente; pero si podemos ser los superhéroes de nuestro entorno, de nuestros cercanos, de nuestro lugar de trabajo; con ideas que pueden resultar “descabelladas” en la actualidad pero que son justas, dignas, correctas e íntegras.

El mundo actual y su velocidad nos ha quitado poco a poco capacidades de observación, discernimiento y empatía con los demás, pero podemos revertirlo; una buena acción desinteresada (aunque suena muy utópico) es la clave para desencadenar buenas acciones, que nunca pasan de moda y son una luz al final del túnel social en el que nos encontramos.

Se siente bien evaluarse y sentir que ser bobo realmente no es tan malo después de todo, que no es despectivo desde el punto de vista de los buenos actos; lo que no quisiera es que los que realmente son bobos, lleguen a pensar que dejar de serlo es su mejor solución… Cuando ese es el inicio del problema.

 

Posted in *Noticias República Dominicana