Hiperactivo vs. Inquieto

 

nino Hiperactivo vs. InquietoDra. Biaris
Frecuentemente se me aproximan padres con la preocupación de que según su “diagnóstico” o el de vecinos y familiares sus hijos padecen hiperactividad, el argumento que sustenta su inquietud es casi siempre que su niño se mueve mucho o es muy inquieto.
Aunque el significado etimológico de hiperactividad es “hypér” (exceso) y “activitas” (acción) en alusión a una actividad excesiva, es necesario que se cumplan otros criterios para que sea considerado como un caso de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, el cual es un síndrome conductual caracterizado por inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas.
Es imprescindible que los padres entiendan que este trastorno no es el resultado de falta de disciplina o una educación inadecuada, pues aunque su origen no ha sido identificado concluyentemente, estudios lo atribuyen a causas genéticas en combinación con factores ambientales.
Es una de las causas más frecuentes de problemas escolares y sociales en la niñez, inicia en la infancia y puede continuar manifestándose hasta la edad adulta. Es el trastorno de la conducta mas diagnosticado en niños representado entre el 20% y 40% de las consultas psiquiátricas, es más frecuente en el sexo masculino afectando aproximadamente el 8% al 10% de los niños en edad escolar.
Generalmente su diagnóstico efectivo se realiza en edad escolar e implica una evaluación completa del niño para identificar manifestaciones sintomáticas como:

  • Actuar sin pensar
  • Impulsividad
  • Problemas de concentración
  • Dificultad para completar tareas
  • Dificultad para prestar atención
  • Incapacidad de escuchar correctamente
  • Incapacidad de organizar tareas
  • Imposibilidad para permanecer sentados
  • Inquietud motriz excesiva y constante
  • Discurso excesivo
  • Rehuir realizar tareas que les exijan concentración
  • Realización simultanea de diversas tareas sin completar ninguna
  • Impaciencia
  • Cambios en el estado de animo
  • Cambios en las actitudes
  • Problemas de autoestima
  • Dificultad para relacionarse con otros niños

Si usted identifica alguno de estos síntomas en su hijo contacte un especialista de la salud mental, pues en la mayoría de los casos es necesario tratamiento farmacológico y terapias conductuales. El diagnóstico oportuno favorece el desarrollo del niño, tengamos pendiente que la infancia es la etapa donde hay una mayor estructuración fisiológica y emocional, en la que se crean las capacidades y competencias que constituirán los pilares de su desarrollo y se formarán los cimientos de su futuro.

Dra. Biaris central 2Dra. Biaris
Médico Psiquiatra
Terapeuta Familiar y de Pareja – Adicciones Químicas – Gestión de Salud Mental
Twitter: @drabiaris Facebook: drabiaris

Tagged with:
Posted in *Noticias República Dominicana