¿Será que el hombre viene del perro? [humor]

 Perro con pipaPor Orlando Holguín

Es una paradoja que el mejor amigo del hombre sea el perro, pues debería ser el mono, puesto que de él se dice que venimos; aunque todavía sigo preguntándome dónde están los monos chinos, que deberían ser mayoría, primates con el pelaje bien lacio y los ojos a lo oriental.


“El Perro es el mejor amigo del hombre”, pero podría ser al revés: “El hombre es el mejor amigo del perro”, y ello literalmente, porque es al varón al que se le atribuyen cosas relacionadas con el noble y fiel animal, no así a las mujeres.
Al hombre lo botan como a un perro, una frase sin mucho asidero, porque es difícil que alguien bote a un perro, por el contrario, hay personas caritativas que rescatan de las calles hasta a un viralata.
El Perreo es un baile. Es la antítesis del bolero, porque éste se baila de frente, suave, él diciéndole cosas bonitas a ella, mientras que el perreo consiste movimientos violentos con ciertas insinuaciones sexuales. Es el hombre que lleva la parte dominante del baile, es decir, él es el perro.
Casi todos tenemos un perro vecino, el cual tiene un dueño que es un perro también, y así, cuando usted dice “El perro del vecino”, no se sabe si se refiere al de dos patas (el dueño) o al de cuatro (el animal).
¿Y esta frase?: “Se lo dije a mi hija, que no se casara con fulano, que era un perro”. Ésta sale generalmente de nuestra querida suegra, ser al cual debemos tratar de comprender siempre y menearle la cola cuando llega a la casa.
“Fulano es un perro”, es una frase que utiliza mucho el dominicano para designar a una persona mal educada, rabiosa, que no tiene miramientos a la hora de ofender. Ahora bien, de este tipo de can están llenas nuestras calles, muchos inclusive con un volante en las manos, y otros tantos educados en los non plus ultra de los centros de estudios, nacionales e internacionales.
Escuchamos la frase: “Ahí está fulano, jarto como un perro”. Pero habría que ver a qué tipo de perro se hace referencia, deben ser a uno de raza y de familia rica, entonces debería decirse: Ahí está fulano, “jarto” como un Doberman, “aventao” como un Dalmata, “timbí” como un Pastor Alemán, o como un Poodle, porque hay muchos perros realengos que tienen que hacer residencia cerca de una fritura para poder sobrevivir.
El Hombre que se enamora, que se aloca, sobre todo si es casado, se le aplica la expresión “fulano está “emperrao”. Este es un asfixie de marca mayor. Dicen algunos que quién no se ha emperrao, no sabe lo que es rico.
“Roque está borracho como un perro”. ¡Pero por Dios!, el pobre perro no bebe romo, entonces, ¿por qué lo relacionan con el jumazo que se dan algunos individuos? ¿Acaso se ha topado alguien con un perro sentado en una barra, borracho y diciendo: Aquí, ¡bebiendo por esa perrrra!

Finalmente, así como existe el término “Cintura ‘e Mono”, también existe el de “el golpe del perro”. Éste es plasmado muy sutilmente en la coreografía del tema “El baile del perrito”, de Wilfrido Vargas. No damos más detalles sobre este movimiento perruno, porque entraríamos en un tema muy espinosamente deleitante.

Por favor seguir a Orlando Holguín en @KeColmado

Foto credito: funnydogsite.com

Publicado en Uncategorized
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 162.947 seguidores